Blogia
letraspinceladas

Temas diversos.

DUELO CON LA BALANZA.
Yo sabía que tenía que hacer algo... no es que coma en cantidades industriales (aunque soy golosa, eso siempre ha sido así); el asunto es que soy super sedentaria y suelo usar la comida como “tranquilizante”, o para evadir algún problema del momento.
Comento esto pues “mi testimonio puede servir a otras personas”. Comienza un duelo en que la fuerza de voluntad será elemento central; tendré que inventármela, pues prácticamente carezco de ella. Como he dicho antes no es vanidad, tiene que ver con mi salud y autoestima. En el día a día es difícil percatarse del aumento de peso; las señales las dan cosas como el verte en una foto, el darte cuenta que la ropa no te queda, el cansarte con esfuerzos mínimos... y los datos que arroja la balanza, por supuesto, tanto o más delatora que el espejo.
Doy inicio a la batalla, esta vez de verdad.

DECEPCION.
Sí, esperaba algo más contundente de la declaración de la Corte Suprema, pero... prácticamente se lavaron las manos. El abogado Carlos Peña ha estado escribiendo en su columna del cuerpo de Reportajes de El Mercurio sobre el tema desde hace varios domingos... este último se centró en la mencionada declaración. Cito:
“...la dignidad del poder judicial ha sido dañada. No porque la Corte Suprema se niegue a reconocer culpas. Tampoco porque descrea del Informe Valech. Ha sido dañada porque toda su dignidad, la de antes y la de ahora, descansa sobre esos deberes que entonces incumplió y que esa declaración se niega siquiera a mencionar (...) ¿Habrá que enseñar (...) que los jueces están excusados de cumplir sus deberes cuando las circunstancias, a la luz de la experiencia universal que menciona la Corte, así lo aconseje?”

INSOMNIO.
Anoche estuve desvelada... otra vez. No fue fructífero en términos de escritura o estudio, no surgió ninguna gran idea de mi cabezota, pero al menos se me ocurrieron varios temas que tratar en este blog, y tracé un plan de gastos respecto al cheque que por fin veré este mes.
También escuché un programa radial de trasnoche, que antes eran más comunes. Vaya que acompaña la radio. Era de la Radio Chilena, de una a siete de la mañana de lunes a domingo, “para los que trabajan, para los que están solitos, para los desvelados, o para los que simplemente no quieren dormir”, decía el locutor, que luego leyó un extenso mail de un auditor que relataba sus amoríos virtuales, y comentó otro mail de una chilena que escuchaba el programa on line desde Canadá. Gracias a la profunda voz del locutor pude quedarme dormida... como a las 5 de la mañana...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

4 comentarios

GuiLLe -

... jajaj... bien dicho, que no te domine la balanza...

Eso por ahora (Visítame)

kika -

me habría gustado escuchar a tan "ameno" locutor. Los insomnios de este lado también están a la orden del día.
¡Ánimo! Ya saldremos de estas.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Maga -

que no te domine la balanza eh?...
Peñi Peñi!! Extraño verlo en la U. En su oficina llena de libros siempre con buena disposicion con los alumnos... Snifis!

Pretoriano -

Hola, tengo nueva casa. Te invito a visitarla :)
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres